lunes, 19 de febrero de 2007

A Quaresma le llega la reválida.

2003 se presentaba como el gran año del cambio para el Barça, con etapa fastuosa dejada atrás, el club culé iniciaba una nueva era con nuevo presidente (Joan Laporta), con nuevo entrenador (Frank Rijkard) y con una plantilla renovada por completo, ya que llegaron jugadores como Rustu, Ronaldinho, Deco, Luis Garcia, Quaresma, Marquez, Van Bronckhorst y Davids(que llegó cedido en el mercado de invierno.)

Entre todos esos buenos jugadores había un tapado; al Camp Nou llegaba un chaval de 19 años dispuesto a que los barcelonistas olvidaran a Luis Figo, su nombre Ricardo Andrade Quaresma Bernardo, más conocido como Quaresma. Se formó en la cantera del Sporting y, con tan solo 18 años debutó en el primer equipo donde jugó de titular gran parte de los partidos e hizo una temporada excelente contribuyendo al doblete portugués en 01/02, y siendo junto con Cristiano Ronaldo el jugador más destacado del club luso demostrando que la técnica, la potencia y el desequilibrio no habian desaparecido con jugadores como Maradona o Johan Cruyff.

Con estos credenciales, cortos pero muy intensos, Quaresma llegaba a Barcelona con muchas ganas de triunfar. Pero la juventud unas veces, el impetu de querer hacerlo todo otras, el entrenador o las lesiones no le dejaron brillar y después de diez partidos disputados como titular y dos meses de lesión Quaresma fue traspasado al Oporto.
Pero él no había dicho la última palabra y, a partir de ahí, liberado de la gran presión que supone estar en un club de la magnitud del Barça, empezó a demostrar de lo que podía ser capaz. Comenzó la temporada 2004/05 marcando el único gol de su escuadra en la Supercopa contra el SL Benfica y contribuyó en la emocionantísima final de la Copa Intercontinental al marcar su gol en la tanda de penaltis contra el CD Once Caldas. Quaresma siguió ascendiendo y progresando, consiguiendo el doblete con el club portugués.
Aun así, inexplicablemente Luiz Felipe Scolari no lo convocó para el mundial y Alemania no pudo ver el rencuentro de la pareja Ronaldo-Quaresma 5 años después.

La decisión del seleccionador portugués, aparte de beneficiar a las demás selecciones rivales también benefició al Oporto, porque seguramente eso fue decisivo para que pudieran retenerlo un año más y poder seguir disfrutando de él.

En estos momentos Quaresma sigue demostrando que, actualmente pocos jugadores pueden hacerle sombra en cuanto a técnica, potencia y desequilibrio, quizás elevado a una potencia más que en 05/06. Ahora sí, Quaresma se siente preparado para dar el salto a una de las tres mejores ligas del mundo, ya en el mercado de invierno desestimó una buena oferta del Atletico de Madrid porque sabe que su destino es un grande de Europa y, seguramente después de la eliminatoria contra el Chelsea (el mejor escaparate posible) en verano será uno de los jugadores más codiciados.

Y puestos a imaginar… un equipo como el ManU, con un estadio que le viera lucirse como Old Traffor y con compañeros como Rooney, Saha y, sobre todo, C.Ronaldo (aquellos niños que una vez jugaron juntos, volverían a encontrarse) no seria un mal destino,¿ no creeis?.

Minutos para disfrutar de uno de los jugadores más espectaculares de la actualidad







Por:Andrés Moreno